Aumento de Glúteos

El aumento glúteos o la gluteoplástia, término médico, es la cirugía que le da forma, volumen y eleva el glúteo. La cirugía del glúteo o nalga, está de moda en muchos países por la posibilidad de mejorar el contorno de la zona, sin cicatrices visibles dado que se realiza en el pliegue interglúteo. Es una de las tendencias estéticas actuales que el Dr. Roy lleva realizando esta operación desde hace mas de 25 años, en países donde la estética de los glúteos por su volumen es apreciada, como en países de suramericana, Brasil y Argentina

El aumento de glúteos se puede hacer tanto en hombres como en mujeres. La técnica es la misma en ambos casos aunque estéticamente hay algunas diferencias. En el hombre se trata de potenciar la silueta del músculo glúteo mayor, de forma que la nalga parezca más musculosa. En la mujer, se trata de darle a la nalga la forma más redondeada posible, por lo que la liposucción y el lipofilling se asocian casi siempre a la colocación del implante.

El implante es de gel de silicona cohesivo, y la prótesis es más plana y tiene más resistencia que la que se utiliza en el aumento de mamas. Esto permite que soporte las fuerzas debidas al músculo glúteo mayor (deambular, correr, saltar)

Más de 28 años

Desarrollando el aumento de glúteos

En la gluteoplastia es muy importante la colaboración del paciente. El primer día se pasa en la clínica boca abajo. Luego es posible levantarse pero durante 1 semana no se debe estar sentado más que lo imprescindible, y hacerlo de forma que no se comprima la zona operada. Se ha de dormir boca abajo durante un par de semanas. Hay que evitar cualquier tipo de ejercicio físico en el que participe el glúteo durante 5-6 semanas. Todo esto hace que la cicatriz que se forma alrededor de la prótesis quede estable y la prótesis no se desplace con la consiguiente asimetría.

La prótesis no se rechaza ni se encapsula. El riesgo de infección es bajo, aunque se requiere una higiene muy cuidadosa hasta que se quiten los puntos y siempre se administran antibióticos durante 10 días tras la cirugía para minimizar el riesgo.

En mujeres solemos asociar liposucción de la zona lumbar, cintura y flancos para modelar esta zona e incrementar la curva que conseguimos en la nalga al colocar las prótesis. La grasa que obtenemos la inyectamos en la zona inferior, justo por encima del pliegue glúteo, para redondear la nalga a este nivel. La prótesis rellena muy bien las dos terceras partes superiores de las nalgas, pero no la inferior. En hombres es suficiente la prótesis pero en mujeres se ha de asociar algo de lipofilling.

Durante una lipoescultura típica de caderas, nalgas, muslos también aprovechamos esta grasa para reinyectarla en la zona central de la nalga, donde ésta ha de tener más proyección para dar la sensación de una nalga más juvenil y levantada.

El paciente con implantes de silicona en los glúteos debe recordar que no deben ponerle inyecciones intramusculares en los glúteos, ante el riesgo de pinchar las prótesis.

Los candidatos para el aumento de glúteos tienen, por lo general, 18 años como mínimo y gozan de buena salud física. Los pacientes deben ser estables desde el punto de vista psicológico y saber que los implantes de glúteos pretenden lograr una mejora estética, no la perfección. Durante la consulta inicial con un cirujano cualificado, debe analizar exhaustivamente sus objetivos y expectativas así como los cambios específicos que desea lograr con los implantes de glúteos. Después de un examen minucioso, el cirujano determinará si usted es candidato para el aumento de glúteos.

El exceso de grasa de otras áreas del cuerpo (abdomen incluyendo, las caderas, parte posterior o los muslos) es extraído para dar forma a los glúteos.

Se somete la grasa extraída por un método de liposucción a un proceso de purificación, para ser re insertado en diversas capas de los glúteos. Este método es más natural que la alternativa de los implantes e implica el no rechazo del material colocado.

El realce de las nalgas con implantes de glúteos ha demostrado ser un procedimiento eficaz para mejorar el tamaño y la forma de las nalgas de los pacientes. Los hombres y las mujeres que no están conformes con el tamaño de sus glúteos se benefician con el aumento del volumen. Los pacientes que sienten que sus glúteos pierden la forma pueden lograr nalgas más prominentes y sensuales. Además, los implantes de glúteos ofrecen dos ventajas significativas si se los compara con el realce de nalgas con inyecciones de grasa:

1. los implantes de glúteos permiten el aumento de las nalgas en los pacientes con poco o ningún depósito de grasa disponible para usarse como zona donante.

2. los implantes de glúteos no plantean ningún riesgo de re absorción de grasa, un efecto secundario de algunos procedimientos de realce de nalgas con inyecciones de grasa

Al igual que casi cualquier procedimiento quirúrgico, el aumento de glúteos conlleva el riesgo de sufrir complicaciones. Aunque no es común que así suceda, pueden presentarse sangrado excesivo y daño muscular.

Los implantes de glúteos pueden también desplazarse y provocar asimetría en las nalgas; sin embargo, los implantes de glúteos masculinos y femeninos se colocan por encima del “área para sentarse”, a fin de reducir los riesgos de desplazamiento. Es posible que los pacientes sufran reacciones adversas a la anestesia. El procedimiento de aumento de glúteos estira los tejidos y provoca dolor, en especial, cuando los implantes se colocan debajo del músculo.

Es posible controlar este dolor con medicamentos y, con el tiempo, debe mejorar.

La infección es un riesgo que debe controlarse de cerca, en especial cuando los implantes se colocan a través de una incisión en el pliegue del glúteo.

El cirujano le dará indicaciones postoperatorias sobre cómo limpiar el lugar de la incisión. Es muy raro que los implantes se rompan.